El origen de la acupuntura se pierde en la Historia del Hombre y del mundo, y su inicio es uno de los misterios que rodean al nacimiento del pensamiento y de la Civilización.

Los resultados satisfactorios en el empleo de la acupuntura durante siglos nos llevan a entender por qué esta forma de terapia persiste en el tiempo y la Historia.

La base de la Acupuntura es la energía y sus transformaciones, por lo que se la considera la Medicina Bioenergética. Esta energía circula por unos trayectos que es lo que llamamos meridianos siendo el objetivo de la Acupuntura encontrar el equilibrio entre el YING y el YANG para que exista normalidad en el organismo, ya que cuando este equilibrio se rompe surge la anormalidad, la enfermedad, por exceso o defecto en cualquier lugar de la persona.

El verdadero significado de la Acupuntura es establecer el orden en la energía del hombre y de éste con el Universo.

Además, se sabe que la Acupuntura actúa modificando el terreno hacia un “optimum”, demostrable y mensurable bioelectrónicamente, en sus varios aspectos físicos, representados por factores de ionización, de magnetización, de electronización y del factor de resistividad o dieléctrico.

Finalmente, mencionar que la Acupuntura se está difundiendo de una forma espectacular y sin precedentes por todo el mundo occidental.

¿Qué podemos tratar con la Acupuntura?

Mediante la Acupuntura tratamos enfermedades de diversa índole.

Por un lado, enfermedades de tipo doloroso: Hernias discales, dolor en el hombro, en la rodilla, migrañas, cefaleas, dolores musculares, esguinces, etc

Además, con este método también tratamos enfermedades de tipo nervioso como la ansiedad y la depresión, así como la adicción al tabaco, problemas alérgicos y otros problemas como la obesidad.

¡Siéntete mejor al final del día!