Ansiedad infantil:

ansiedad infantil

Los niños, al igual que los adultos, durante su proceso de desarrollo también se enfrentan diariamente a situaciones desconocidas y potencialmente peligrosas, (miedo a las personas desconocidas, a la pérdida súbita de apoyo, a la separación de los padres, a la oscuridad), por tanto es normal que experimenten miedo y ansiedad siendo estas respuestas un mecanismo de protección adaptativo ante las distintas dificultades que se les presentan. Es más, lo normal es que las distintas situaciones de miedo y ansiedad que se les presenten a los niños durante su desarrollo les sirvan para crecer y madurar emocionalmente y de esta forma adquirir estrategias de afrontamiento ante futuras situaciones estresantes.

No obstante, hablamos de síntomas, síndrome o trastorno de ansiedad cuando en determinadas ocasiones las reacciones de miedo y ansiedad del niño no cumplen ninguna función adaptativa, sino que, por el contrario, aparecen incontroladamente y con una frecuencia,  intensidad y duración tan intensas que generan en el menor gran malestar, así como, comportamientos de huida y evitación totalmente inadecuados (absentismo escolar, rituales compulsivos, aislamiento social, etc).

Dentro de los trastornos de ansiedad infantil podríamos incluir: Trastorno de pánico con o sin agorafobia, trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de ansiedad por separación, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno de estrés postraumático, fobia social, fobia específica.

La terapia cognitivo-conductual ayuda a los niños con estas problemáticas a adquirir estrategias para resolver futuras situaciones estresantes de forma satisfactoria.