Category

Adultos

Pequeños trucos para aumentar la concentración

By | Adultos | No Comments

 Pequeños trucos para aumentar la concentración

La concentración es también una capacidad capaz de mejorar y aumentar si tenemos y utilizamos las estrategias adecuadas.

Crear y mantener una buena capacidad de concentración pasa por varios puntos claves, entre ellos tener una rutina estable, un lugar adecuado para estudiar/trabajar, haber descansado correctamente y un largo etcétera.

Muchas personas saben perfectamente todas estas claves pero aún así no son capaces de averiguar qué es lo que les está pasando.

Estudios actuales refieren que casi un 95 % de las personas tienen en algún momento de su vida dificultades para concentrarse.

Teniendo esto en cuenta y sabiendo que prácticamente cada uno de nosotros pasará por algún episodio de baja concentración a lo largo de la vida, ¿qué podemos hacer?.

Clínica Guillén propone soluciones a esta problemática teniendo en cuenta que cuando no somos capaces de concentrarnos es debido a que hay algo que nos preocupa o bloquea, en este sentido os recomendamos aprender a usar la técnica de solución de problemas que se encuentra también en este blog y además analizar vuestros pensamientos negativos bloqueantes cambiándolos por pensamientos de afrontamiento. (La motivación y la confianza en uno mismo es 100% clave).

Una vez hecho esto, pasar a revisar la infografía de abajo sobre cómo aprender a concentrarse y hacer una lista de aquello que cumplís y de aquello que no.

Posteriormente, empezar a ponerlo en practica, ya estáis mucho más cerca de conseguirlo.

 

Para más información,

Contacta con nosotros:

Clínica Guillén: Psicología y Psiquiatría

Psicología: 626117356      victoria@psicologia-psiquiatria.com

Psiquiatría: 675145329    mariano@psicologia-psiquiatria.com

 

 

Hipnosis

By | Adultos | No Comments

La hipnosis

La Hipnosis como proceso terapéutico es considerada como una de las técnicas más antiguas para producir cambios en los procesos cognitivos, psicofisiológicos, perceptuales y conductuales.

En la actualidad, asistimos a un renovado interés por la hipnosis y sus posibles aplicaciones.

Desde un punto de vista operativo, la hipnosis supone una situación donde a través de una serie de procedimientos (sugestivos) el terapeuta sugiere al paciente que experimente diversos cambios a nivel sensorial, perceptual, cognitiva y de control sobre la conducta motora. El llamado proceso hipnótico tiene por objeto que estos cambios sugeridos por el terapeuta puedan producirse rápida y efectivamente. Dentro de éste, las técnicas de inducción hipnótica juegan un papel importante, modificando ciertas variables del sujeto, con objeto de facilitar estos cambios.

El proceso hipnótico constaría de las siguientes fases:

Preinductiva: En esta fase prepararíamos el contexto, para ello plantearíamos el proceso a seguir y las metas a alcanzar. Aclararíamos miedos y concepciones erróneas. Aseguraríamos la cooperación del paciente y evaluaríamos la sugestionabilidad del sujeto. a mayor nivel de sugestionabilidad mejor funcionamiento hipnótico.

Aplicación de técnicas de inducción hipnótica: Modificaríamos ciertas variables del sujeto con el fin de aumentar la receptividad a las sugestiones específicas.

Administración de sugestiones específicas: Modificamos las respuestas cognitivo-subjetivas, psicofisiológicas o motoras pertinentes a los objetivos clínicos planteados

Posthipnótica: Consiste en el aprendizaje, mantenimiento y generalización de las respuestas provocadas por sugestión en consulta, generalmente a través de sugestiones posthipnóticas y/o autohipnosis.

Algo importante antes de empezar un entrenamiento en hipnosis es desmitificar el proceso y entender realmente que es y que no es la hipnosis. (Capafons, 1998).

Mito 1: La hipnosis no pertenece al campo de la psicología científica. Quienes la practican suelen ser charlatanes, curanderos u hombres del espectáculo. Las personas que mejoran con ella, son crédulos, ignorantes y “dependientes”. Esto es falso porque múltiples personalidades de la psicología la han utilizado y estudiado, valga como ejemplo Wundt, James, Paulov o Eysenck, así como está avalada por diferentes sociedades científicas y se enseña en distintas universidades de EE.UU, Canadá, Australia, Alemania, Gran Bretaña, España…

•Mito 2: La hipnosis puede dejar a la persona “enganchada” en un trance, de forma que, al no poder “salir del estado hipnótico”, quedaría mermada en su volición o devendría en un demente. La evidencia empírica ha demostrado que esta creencia no es cierta (Hilgard, 1991; Kirsch, 1993; Sarbin & Coe, 1972; Spanos & Barber, 1976), aunque es cierto que algunas personas pueden tener más dificultad que otras para salir del estado de hipnosis, lo que es similar a lo que se encuentra en relación con otras técnicas como la relajación (Lynn, Martin & Frauman, 1996).

•Mito 3: La hipnosis puede explicitar o agravar psicopatologías “latentes” de la persona. Incluso puede desarrollar alteraciones psíquicas en los individuos sanos. Los individuos con problemas psicopatológicos, puede empeorar con la hipnosis. No existe evidencia empírica que demuestre que la hipnosis provoque efectos colaterales negativos.

•Mito 4: La hipnosis provoca un “estado” similar al del sueño, en el que la persona muestra unas características especiales. Si no se alcanzan tales características, la persona no está hipnotizada. Sólo se puede estar en esa situación especial, si se ha recibido un método de inducción hipnótica. En realidad, no tiene porqué ocurrir nada “especial” o “espectacular” en la reacción de una persona hipnotizada. En todo caso, todo esto depende de la propia persona, de sus expectativas y creencias en relación con la hipnosis.

•Mito 5: La hipnosis elimina y anula el control voluntario de la persona. Ésta deviene en un autómata en manos del hipnotizador, por lo que puede cometer actos delictivos, antisociales, inmorales o que le llevan al ridículo social. Si bien es cierto que bajo hipnosis se actúa de forma automática, esto no quiere decir que se actúe de manera “descontrolada” o involuntaria. En realidad, la persona no pierde nunca su capacidad de decisión o volitiva.

•Mito 6: La hipnosis provoca reacciones inusuales, excepcionales y cuasi mágicas en las personas. Esto es falso. Lo que en realidad ocurre es que las personas pueden experimentar diferentes tipos de reacciones “hipnóticas” –motoras, sensorio-fisiológicas y cognitivo-perceptivas-, aunque de nuevo, si bien estas respuestas se relacionan con el automatismo (involuntariedad percibida), también es cierto que su activación y finalización corresponde a la voluntad de la persona.

•Mito 7: La hipnosis es una terapia (hipnoterapia), sumamente útil, rápida y eficaz, que no exige ningún esfuerzo por parte del cliente para cambiar de comportamiento. Sólo las personas muy susceptibles, sin embargo, pueden beneficiarse de ella. En primer lugar, la hipnosis no es una terapia psicológica, sino una técnica coadyuvante a otras intervenciones potenciando su eficacia, pero esto no quiere decir que la persona no tenga que esforzarse para cambiar.

Para más información,

Contacta con nosotros:

Clínica Guillén: Psicología y Psiquiatría

Psicología: 626117356      victoria@psicologia-psiquiatria.com

Psiquiatría: 675145329    mariano@psicologia-psiquiatria.com

hipnosis

Tratando la bulimia nerviosa

By | Adultos | No Comments

Tratando la bulimia nerviosa

Una vez finalizada la evaluación de uno de nuestros pacientes con bulimia nerviosa debemos empezar con el tratamiento lo antes posible.

Podemos establecer las sesiones teniendo en cuenta el siguiente orden:

Sesiones de la 1 a la 6: Modificación de hábitos de alimentación eliminando la dieta restrictiva y el patrón de atracones y conductas compensatorias:

La modificación del estilo alimentario, en concreto, la eliminación de la dieta restrictiva y el dañino patrón atracón-compensación, es el núcleo terapéutico conductual clave en el tratamiento.

Objetivos de las sesiones:

  • Analizar los hábitos de alimentación y actividad física a partir de los autorregistros
  • Proporcionar información nutricional elemental y fomentar una actitud positiva hacia la adquisición de hábitos saludables respecto a la comida
  • Eliminar la dieta restrictiva, atracones, purgas, etc
  • Conseguir que la paciente realice un ajuste en su alimentación y mejore la cantidad y calidad de los alimentos que ingiere, con ayuda de especialistas en nutrición.
  • Enseñar técnicas de modificación de conducta para promover el cambio de hábitos de alimentación.

Sesiones 7 y 8: Psicoeducación, promoción de la actividad física e inicio de la evaluación de aspectos cognitivos:

Estas dos sesiones se dedican fundamentalmente a la psicoeducación sobre la nutrición y el comportamiento alimentario, así como a la promoción de una actividad física moderada y saludable, ya que estos dos objetivos son considerados imprescindibles en el tratamiento de la bulimia nerviosa.

Objetivos de las sesiones:

  • Analizar los hábitos de alimentación y actividad física a partir del autorregistro realizado en el periodo intersesiones.
  • Proporcionar información sobre el comportamiento alimentario, eliminando clásicos y mitos o ideas erróneas al respecto.
  • Promover la realización de actividad física moderada y saludable.
  • Explorar los aspectos emocionales y cognitivos.

Sesiones de la 9 a la 14: Intervención en aspectos cognitivos, emocionales e imagen corporal

Gracias al esfuerzo de muchos investigadores sabemos a día de hoy que la bulimia tiene un trasfondo cognitivo importante: la sobrevaloración del peso, la figura corporal y el control del peso. Ésta es la piedra angular sobre la que descansa todo un entramado cognitivo y emocional que impulsa y mantiene los comportamientos bulímicos.

Objetivos de las sesiones:

  • Analizar los hábitos de alimentación y los patrones de atracones y conductas compensatorias a partir de los autorregistros, centrando la atención en la información emotivo-cognitiva.
  • Explicar el enfoque cognitivo y su papel en el comportamiento.
  • Utilizar diversas técnicas cognitivas
  • Proponer la realización de tareas cognitivas intersesiones.

Sesión 15: Educación en prevención de recaídas

Se pretende que sea el propio paciente el que realice las acciones de mejora utilizando las técnicas aprendidas durante el tratamiento.

Objetivos de la sesión:

  • Mantener las estrategias de evaluación de hábitos alimentarios, patrones de atracones, conductas compensatorias y actividad física durante las sesiones finales.
  • Valorar si hemos llegado donde queríamos.
  • Avisar a la paciente del posible riesgo de recaídas y lo que ello significa.
  • Enseñar diversas estrategias para prevenir recaídas.

Finalmente, debemos tener en cuenta que el trabajo con una persona con estas características es difícil y requiere mucho más que lo expuesto en estas líneas, son terapias que en la mayoría de ocasiones requieren años de tratamiento siendo el seguimiento una vez dada el alta algo fundamental.

Para más información,

Contacta con nosotros:

Clínica Guillén: Psicología y Psiquiatría

Psicología: 626117356      victoria@psicologia-psiquiatria.com

Psiquiatría: 675145329    mariano@psicologia-psiquiatria.com

 

bulimia

 

 

 

 

 

 

El ABC de las Relaciones de pareja

By | Adultos | One Comment

El ABC de las Relaciones de pareja

Ahora que se acerca San Valentín parece un buen momento para hablar de las relaciones de pareja y no porque este día sea especial, sinceramente yo soy de las que piensa que San Valentín debería ser todos los días, es decir, un día para acordarte de la persona que quieres, tener un detalle con él/ella, programar algo juntos, eso debería ser algo que hiciésemos frecuentemente y no sólo ese día porque alguien externo a la pareja lo haya decidido.

Durante los últimos años se ha estudiado mucho acerca de que pautas debemos seguir para que el amor perdure, para que la relación persista, estudiando aquellas parejas de larga duración y los ingredientes que las han mantenido unidas.

Pues bien, aquí lo hemos llamado el ABC de las relaciones de pareja y parece claro que estos 3 puntos son claves para que la pareja sea feliz y por tanto perdure en el tiempo.

A. Aumentar los mensajes positivos en la relación: Esto consiste en ser cariñosos y expresarle a nuestra pareja aquellas cosas que nos gustan de él/ella y hacerlo frecuentemente.

B. Disminuir los estados negativos: Hablando siempre las cosas, nunca acumulando, recordar siempre que no somos adivinos, somos humanos y por tanto no siempre sabemos que quiere el otro. Por otro lado, hay que tener claro que una vez que perdemos el respeto por nuestra pareja es muy difícil recuperarlo, en consecuencia debemos hablar siempre que algo nos moleste, siendo asertivos sin juzgar ni culpabilizar al otro.

C. Aumentar el afecto positivo durante el conflicto: Hay muchas formas de discutir y no necesariamente el estar en desacuerdo con nuestra pareja tiene que llevarnos a los gritos, los insultos y los malentendidos, incluso en estos momentos podemos fomentar el cariño y el respeto.

Os dejamos una infografía con más información acerca de cómo mejorar la comunicación sexual y algunas pautas para darnos cuenta de que quizá nuestra pareja no funciona como debería.

Para más información,

Contacta con nosotros:

Clínica Guillén: Psicología y Psiquiatría

Psicología: 626117356      victoria@psicologia-psiquiatria.com

Psiquiatría: 675145329    mariano@psicologia-psiquiatria.com

pareja

La ciencia de la felicidad

By | Adultos | No Comments

La ciencia de la felicidad

El viaje

Un día por fin supiste

lo que tenías que hacer, y lo empezaste,

aunque a tu alrededor alguna voces

insistían en gritar

malos consejos…

aunque toda la casa

se puso a temblar

y sentiste el viejo tirón en los tobillos.

<<¡Arréglame la vida!>>

gritaba cada una de las voces.

Pero no te detuviste.

Sabías lo que tenías que hacer,

aunque el viento husmeara

con sus dedos rígidos

hasta en los cimientos,

aunque su melancolía

fuese tremenda.

Ya era bastante tarde

y era una noche espantosa

y la carretera estaba llena

de ramas y piedras caídas.

Pero poco a poco,

a medida que dejabas atrás

sus voces,

las estrellas comenzaron a arder

a través de las láminas de nubes,

y se oyó una voz nueva

que lentamente

reconociste como tuya,

que te hacía compañia

mientras a zancadas

penetrabas cada vez más en el mundo,

con la decisión de hacer…

la decisión de salvar

la única vida que podrías salvar.

MARY OLIVER

Es cierto que es relativamente sencillo sentirnos alegres y satisfechos durante un día, un momento concreto, al igual que es “fácil” mantener la casa ordenada, sin embargo, parece ser que el mantenimiento duradero y estable de la felicidad, de la satisfacción con uno mismo no es tarea fácil de mantener.

Hoy, os vamos a dar algunas claves basadas en literatura científica para lograr incrementos a largo plazo en nuestro nivel de felicidad.

Primera clave: La emoción positiva

Las emociones positivas provocan espirales ascendentes, y después de una emoción positiva, ésta provoca otra y así sucesivamente. “Por ejemplo, después de hacer ejercicio aeróbico, sientes más energía, esto incrementa tu creatividad, de donde surge una nueva idea sobre cómo cautivar a tu pareja, y eso fortalece tu matrimonio, aumentando tu satisfacción y compromiso, y esto te vuelve más agradecido, lo cual alimenta el optimismo, creando una profecía que acarrea su propio cumplimiento, que amortigua el malestar que te produce un inconveniente el el trabajo, y así, sucesivamente.”

Segunda clave: El momento más oportuno y la variedad

Estudios dicen que es mejor y tiene más efecto elegir el momento más adecuado para cada persona para experimentar gratitud, o realizar cualquier acción que te haga sentir bien que repetirlo y hacerlo diariamente. Otro aspecto que también hay que tener en cuenta es la variedad, cualquier expresión emocional que elijas puedes decidir expresarla de forma distinta cada día. Por ejemplo, si eliges la generosidad el lunes puedes dejar una propina a un camarero, otro día puedes ir a ver a un amigo, la próxima semana lavar los platos aunque no te toque, etc.

Tercera clave: El apoyo social

El apoyo social es inestimable para ayudarnos a afrontar las dificultades y las desgracias de la vida. Estudios dicen que las mujeres que tienen por lo menos una amiga son más capaces de hacer frente a los problemas que las que no tienen ninguna.

Cuarta clave: Motivación, esfuerzo y compromiso.

La motivación, el esfuerzo y el compromiso son factores claves para que la felicidad perdure. Debes tomar la decisión, debes aprender lo que tienes que hacer, debes hacer un esfuerzo semanal, incluso diario para conseguirlo, debes comprometerte con el objetivo durante un periodo largo, tal vez incluso por el resto de tu vida.

Quinta clave: El hábito

Al principio debemos hacer un gran esfuerzo, pero poco a poco este esfuerzo va disminuyendo, a medida que tus nuevas conductas y prácticas se vuelven habituales a fuerza de repetirlas.

“Nunca es demasiado tarde para ser lo que podrías haber sido”

GEORGE ELIOT

Para más información,

Contacta con nosotros:

Clínica Guillén: Psicología y Psiquiatría

Psicología: 626117356      victoria@psicologia-psiquiatria.com

Psiquiatría: 675145329    mariano@psicologia-psiquiatria.com

cienciafelicidad.001

Hiponcondria

By | Adultos | No Comments

Hiponcondria

Actualmente, el término hipocondría ha sido sustituido por el de ansiedad por enfermar (DSM-V), donde podemos encontrar determinados cambios en los criterios diagnósticos.

Estos pacientes presentan:

A. Preocupación por padecer o contraer una enfermedad grave.

B. No existen síntomas somáticos o, si están presentes, son únicamente leves. Si existe otra afección médica o un riesgo elevado de presentar una afección médica, la preocupación es claramente excesiva.

C. Existe un grado elevado de ansiedad acerca de la salud, y el individuo se alarma con facilidad por su estado de salud.

D. El individuo tiene comportamientos excesivos relacionados con la salud (por ejemplo, comprueba repetidamente en su cuerpo si existen signos de enfermedad) o presenta evitación por mala adaptación.

E. La preocupación por la enfermedad ha estado presente al menos durante 6 meses, pero la enfermedad temida específica puede variar en ese periodo de tiempo.

F. La preocupación relacionada con la enfermedad no se explica mejor por otro trastorno mental, como un trastorno de síntomas somáticos, un trastorno de pánico, un trastorno de ansiedad generalizada, un trastorno dismórfico corporal, un trastorno obsesivo-compulsivo, o un trastorno delirante de tipo somático.

En el DSM V, se puede especificar el tipo de trastorno con solicitud de asistencia, es decir, que frecuenta asistencia médica, y el tipo con evitación de asistencia.

Estos pacientes presentan, además, dificultades en estas 3 áreas:

Fisiológico/emocional

  • Temor a la enfermedad y a la muerte no a los síntomas, sino a la implicación que supone
  • Síntomas desproporcionados y variables
  • Activación del SNA
  • Posible alteración del ánimo  (depresión, hostilidad).

Motor

  • Evitación activa (Búsqueda de tranquilización: ir al médico, buscar información en internet, etc) Se disminuye la ansiedad de forma temporal.
  • Evitación pasiva (No contacto con cosas que puedan producir enfermedades).
  • Conductas de enfermo

Cognitivo

  • Preocupación por la salud, la enfermedad y el cuerpo.
  • Atención excesiva a sensaciones más amplificación.
  • Atención selectiva, sesgo confirmatorio
  • Interpretación catastrófica de los síntomas
  • Creencias sobre salud y enfermedad

En cuanto a los antecedentes, es posible que estas personas hayan tenido contacto con enfermedades físicas en la infancia y actitudes y creencias hipocondriacas en la familia, y que hayan sufrido la pérdida de un ser querido, la realización de un duelo, así como hayan visto información alarmante en los medios de comunicación, y cuenten con estados emocionales negativos de base que pueden predisponerlos a sufrir este trastorno.

Los datos epidemiológicos, nos hacen ver que es un trastorno sufrido por aproximadamente un 1-5 % de la población general y que hay una alta comorbilidad con otros trastornos como la ansiedad y la depresión. El curso suele ser crónico aunque hay algunos indicadores de buen pronóstico, como pueden ser:

  • Inicio agudo
  • Presencia comorbilidad médica
  • Ausencia comorbilidad psiquiátrica
  • Ausencia ganancias secundarias

En cuanto a la evaluación de estos pacientes es necesario tener en cuenta los siguientes objetivos:

  • La actitud hacia el tratamiento psicológico.
  • Descripción del problema (topográfico, funcional, historia…)
  • Historia de tratamientos psicológicos y médicos
  • Grado de incapacitación (ganancias secundarias)
  • Creencias acerca del problema (por qué cree que tiene tantas enfermedades, qué explicación le da….)
  • Creencias generales sobre salud, síntomas, para ver si son disfuncionales
  • Historia familiar en relación con la enfermedad (física y psicológica)
  • Aspectos asociados (ansiedad, depresión….)

Por último, para el tratamiento de estos pacientes se utiliza la terapia cognitiva-conductual  habiendo protocolos estructurados de tratamiento para estos pacientes, necesitando en ocasiones el complemento de la farmacología para disminuir síntomas ansiosos y depresivos.

Para más información,

Contacta con nosotros:

Clínica Guillén: Psicología y Psiquiatría

Psicología: 626117356      victoria@psicologia-psiquiatria.com

Psiquiatría: 675145329    mariano@psicologia-psiquiatria.com

hiponcondria.001

 

Solución de problemas

By | Adultos, Niños | No Comments

¿Qué podemos hacer cuando tenemos uno o varios problemas?

La solución de problemas es una técnica dirigida a entrenar a las personas en la resolución de problemas para mejorar su competencia social. Es importante que cada problema se resuelva por separado, de esta manera, nos cercioramos que vamos a llegar a la mejor solución sin implicar en el mismo otros problemas.

Dentro de las técnicas de solución de problemas, la que más aceptación tiene es la de D”Zurilla. Para él, los cuatro hechos que considera que han tenido influencia para el surgimiento de esta técnica han sido el interés por la creatividad, el rechazo del modelo médico frente al modelo de competencia social, el desarrollo de la aproximación cognitiva-conductual y el modelo transacciones del estrés de Lazarus y Folkman.

Este proceso de entrenamiento consta de 5 etapas:

  1. Orientación general hacia el problema: En esta etapa se pretende que la persona acepte el hecho de que las situaciones problemáticas forman parte de la vida diaria y de que es posible hacerles frente de modo eficaz, reconociendo las situaciones problemáticas cuando ocurren e inhibiendo la tendencia a responder de forma impulsiva o a no responder. Las características más importantes son:
    1. La percepción del problema (el reconocimiento y la etiquetación del mismo)
    2. La atribución del problema
    3. La valoración del problema (el significado para el bienestar social y personal)
    4. El control personal
    5. El compromiso tiempo/esfuerzo.
  2. Definición y formulación: Esta fase es realmente importante ya que una buena definición del problema va a facilitar la proposición de soluciones eficaces. Se trata de buscar toda la información relacionada con el problema, especificando e identificando las variables que son relevantes para este, tras lo cual nos planteamos metas concretas y realistas. Debemos ser capaces de responder a las preguntas, ¿Quién está implicado? ¿Qué sucede? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Cómo? y ¿Qué quiero lograr?
  3. Generación de alternativas: El objetivo de esta fase es generar tantas soluciones alternativas como sea posible. Para ello se utilizan tres principios, derivado del método de la tormenta de ideas:
    1. Principio de cantidad: cuantas más soluciones alternativas se produzcan, más calidad de ideas estarán disponibles, y con más probabilidad se encontrará la mejor solución.
    2. Principio de aplazamiento de juicio: una persona generará mejores soluciones si no tiene que evaluarlas en ese mismo momento.
    3. Principio de variedad: Cuanto más variadas sean las ideas, más probabilidad de ideas de  mejor calidad.
  4. Toma de decisiones: En esta fase debemos anticipar las consecuencias de las distintas alternativas de solución, evaluando los resultados y preparando un plan de acción para la solución.
  5. Verificación: En esta fase ya ha llegado la hora de actuar, poniendo en práctica las alternativas que hemos elegido y valorando en qué grado resuelven el problema. Este paso incluye cuatro componentes fundamentales:
    • Ejecución: Puesta en práctica de la alternativa.
    • Autoobservación: Debemos observar nuestra conducta y los resultados obtenidos.
    • Autoevaluación: Debemos comparar los resultados observados con los esperados.
    • Autorrefuerzo: Cuando hayamos solucionado el problema debemos premiarnos por ello.

Este proceso de solución de problemas, es un proceso cognitivo-afectivo-conductual, a través del cual, una persona descubre los medios efectivos para enfrentarse a los problemas de su día a día. Es un proceso de aprendizaje social, una técnica de automanejo y una estrategia general de afrontamiento. Por ello es útil para cualquier persona pudiendo usarlo en cualquier problema que lo surja a lo largo de la vida.

Además de ser capaces de llegar a las soluciones alternativas es necesario que la persona sea capaz de poner en práctica la mejor solución encontrada así como sea competente socialmente.

Por otro lado, dentro de los niveles de ejecución podemos distinguir:

  • Cogniciones de orientación al problema: siendo el nivel más general, son variables metacognitivas de orden superior, que definen una orientación general del individuo hacia los problemas de la vida. Dentro de ellas, podemos encontrar: la percepción del problema, las atribuciones causales, la valoración del problema, creencias sobre el control personal y valores respecto al compromiso del tiempo y esfuerzo para solucionar el problema.
  • Habilidades de solución de problemas específicas: Esto hace referencia a una secuencia de tareas específicas necesarias para resolver un problema en particular. Comprendería tareas como definir el problema, generar una lista de soluciones alternativas, tomar una decisión, llevar a cabo la solución, y evaluar el resultado.
  • Habilidades de solución de problemas básicas: Aquí se incluirían las habilidades cognitiva como la sensibilidad hacia los problemas, para reconocer los problemas, el pensamiento alternativo, el pensamiento medios-fines, anticipar consecuencias, y la toma de perspectiva.

Hay que tener en cuenta que las respuestas emocionales pueden facilitar o dificultar la solución de problemas.

Esta técnica que acabamos de ver está dirigida a adultos, no obstante Spivack y Shure desarrollan un programa de entrenamiento en la escuela a través de juegos y diálogos para ayudar a niños a desarrollar y entrenar esta habilidad resolutiva desde pequeños.

Para terminar, es importante tener en cuenta que si en algún momento te has planteado poner en marcha este proceso y no has conseguido lo que pretendías puede ser por varias razones, es cierto que en muchas ocasiones la persona puede no ser capaz de encontrar soluciones ya que se encuentra bloqueado emocionalmente, puede ser capaz de encontrar soluciones pero posteriormente se bloquea a la hora de ponerlas en práctica ya que no cuenta con las habilidades, o puede que ponga en marcha las soluciones pero que no la mantenga adecuadamente en el tiempo siendo por tanto un problema de constancia.

Como hemos comentado anteriormente esta técnica se aprende a base de entrenamiento, en consecuencia, Clínica Guillén: Psicología y Psiquiatría está a su disposición y de esta manera, entrenaremos juntos para conseguir sus metas y alcanzar sus objetivos cueste lo que cueste.

Para más información,

Contacta con nosotros:

Clínica Guillén: Psicología y Psiquiatría

Psicología: 626117356      victoria@psicologia-psiquiatria.com

Psiquiatría: 675145329    mariano@psicologia-psiquiatria.com

Solución de problemas

 

 

 

 

 

 

Bulimia

By | Adultos | No Comments

Bulimia Nerviosa

El término Bulimia nerviosa fue acuñado por primera vez por Russell (1979) y en el DSM-III fue reconocido como categoría diagnóstica aunque centrando los criterios en la presencia de episodios de ingesta voraz y las reacciones psíquicas inmediatas inducidas por tales conductas.

Actualmente, la Bulimia nerviosa se encuentra dentro de los Trastornos de la conducta alimentaria junto con la Anorexia nerviosa y el Trastorno de la conducta alimentaria no especificado.

La Bulimia, por tanto, hace referencia a episodios caracterizados por una necesidad imperiosa de ingerir grandes cantidades de comida. Como consecuencia, la persona se ve invadida por fuertes sentimientos de autorrepulsa y culpa, y tiene la necesidad de mitigar los efectos del atracón, por ejemplo, autoinduciéndose el vómito.

Las principales características del cuadro consisten en:

  • Presencia de atracones y métodos compensatorios inapropiados para evitar la ganancia de peso.
  • Autoevaluación influida excesivamente por el peso y la forma corporales
  • El tiempo de duración de los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas necesario para hacer el diagnóstico es ahora en el DSM5 al menos una vez a la semana durante 3 meses.

El DSM, define el atracón como el consumo en un periodo corto de tiempo (inferior a 2 horas) de una cantidad de comidamos superior a la que la mayoría de los individuos comerían, siendo necesario para la calificación de dicho consumo como atracón la sensación de falta de control sobre la ingesta del alimento.

Generalmente durante los atracones se consumen alimentos altamente calóricos (precisamente lo que durante la dieta la persona se ha prohibido), aunque la característica definitoria de los atracones es la cantidad de alimento ingerido y no la preferencia por determinado tipo de alimento.

Normalmente los atracones, son conductas privadas, dada la intensa sensación de vergüenza y culpabilidad que generan en el individuo, y suelen ser desencadenados por situaciones interpersonales estresantes, la intensa sensación de hambre provocada por una dieta excesivamente severa, o las emociones relacionadas con el peso, la silueta y los alimentos.

Entre las conductas compensatorias inadecuadas tenemos:

  • Provocación del vómito (más frecuente)
  • Uso de laxantes
  • Práctica de ejercicio físico excesivo

No es infrecuente la aparición a largo plazo, en las mujeres que padecen este trastorno, de irregularidades menstruales o amenorrea. Los patrones de alimentación alterados, los vómitos y el uso de laxantes provocan graves complicaciones físicas, como depleción de los niveles de potasio, hipertrofia de la glándula parótida, hipocalemia, infecciones urinarias, arritmias cardíacas, parastesias periféricas, crisis epilépticas.

La prevalencia entre las adolescentes y jóvenes adultas es entre el 1-3% siendo 10 veces menor en el varón.

Se inicia normalmente al final de la adolescencia o el inicio de la vida adulta, y los atracones suelen comenzar tras un periodo de dieta.

El curso es crónico, en la mayoría de los casos.

Con frecuencia presentan además síntomas depresivos y de ansiedad siendo frecuente también conductas adictivas y de control de impulsos. Alrededor de un tercio cumplen criterios para trastornos de personalidad, principalmente el límite.

Normalmente el tratamiento de estos pacientes cuenta con:

  • Tratamiento farmacológico: Antidepresivos y antiimpulsivos
  • Tratamiento conductual: Dirigido a reducir los atracones y eliminar los vómitos, combinando información y educación con técnicas de control de estímulos dirigidas a evitar los atracones, con refuerzo por la consecución de los objetivos planteados y con técnicas de exposición y prevención de respuesta como forma de afrontar la urgencia de vomitar.
  • Tratamientos cognitivo-conductuales: Centrándose en la propuesta de que el eje central del trastorno lo constituyen las ideas disfuncionales.

Es necesaria la hospitalización si:

a) Presencia de atracones muy grandes y muy repetitivos

b) Presencia de vómitos inmediatos y muy frecuentes

c) Presencia de alteraciones orgánicas consecuentes a la conducta purgativa

d) Existencia de depresión con ideas autolíticas

e) Alteración del control de impulsos (consumo excesivo de alcohol o drogas, presencias de conductas autolesivas).

Para más información,

Contacta con nosotros:

Clínica Guillén: Psicología y Psiquiatría

Psicología: 626117356      victoria@psicologia-psiquiatria.com

Psiquiatría: 675145329    mariano@psicologia-psiquiatria.com

BULIMIA.001

RELAJACIÓN

By | Adultos | No Comments

¿Puedo relajarme?

Es muy frecuente escuchar a las personas decir que para ellos es imposible relajarse, que cómo lo van a hacer si el ritmo de vida que llevan es muy estresante, y que por tanto no tienen tiempo suficiente para dedicarlo a relajarse.

Sin embargo, aunque aprender a relajarse no es tarea fácil una vez que se aprende apenas requiere tiempo, aportando muchísimos beneficios.

Desde la Psicología se ha hablado de  varios tipos de relajación, siendo las más conocidas:

  1. Relajación muscular progresiva de Jacobson
  2. Relajación autógena de Shultz
  3. Otras técnicas como la respiración, la visualización, el biofeedback, el yoga, la meditación o la hipnosis.

Las investigaciones han demostrado que la práctica de la relajación es eficaz par el tratamiento de diferentes problemáticas como el insomnio, hipertensión esencial, cefaleas tensionales, asma bronquial, fobias, estrés y tensión en general, así como tratamiento coadyuvante en diversas condiciones como ansiedad a hablar en público, ansiedad generalizada, colon irritable, dolor crónico, disfunciones sexuales.

La relajación modifica procesos fisiológicos relacionados con la ansiedad como: Frecuencia cardíaca y respiratoria, consumo de oxígeno, tensión muscular tónica, transmisión dérmica y la tensión arterial.

En este artículo vamos a hablar más acerca de la relajación autógena.

Podemos decir que este entrenamiento en relajación consiste en “entrenar al cliente para que sea él mismo el que se autogenere la relajación, se basa en la idea de la unión cuerpo-mente, según la cual una adecuada representación mental generará el cambio corporal correspondiente”.

Se intenta conseguir una desconexión general del organismo que suponga un cambio de actitud y un cambio en la manera de afrontar las demandas del medio, siendo menos profunda que la hipnosis y siendo el propio sujeto el que se lo genera. Esta modificación de la tensión en una sensación de relajación se consigue por concentración interna en determinadas representaciones preestablecidas a través de un aprendizaje progresivo.

Se empieza intentado conseguir sensaciones corporales típicas como pesadez, calor, etc.

Los ejercicios se dividen en dos ciclos, aunque es habitual entrenar al sujeto solo en los ejercicios del ciclo inferior.

Como podemos observar en la infografía los ejercicios del ciclo inferior consisten en:

  • Relajación muscular: (“mi brazo pesa mucho”)
  • Regulación vascular (“mi brazo está caliente”)
  • Regulación cardíaca ( “mi corazón late tranquilo”)
  • Control de la respiración (“mi respiración es tranquila”)
  • Regulación de los órganos abdominales (“mi plexo solar está caliente”)
  • Regulación de la región cefálica (“mi frente está fresca”)

 

Para más información sobre esta técnica y cómo aprenderla,

Contacta con nosotros:

Clínica Guillén: Psicología y Psiquiatría

Psicología: 626117356      victoria@psicologia-psiquiatria.com

Psiquiatría: 675145329    mariano@psicologia-psiquiatria.com

 

relajacion autogena.001

Consejos para preocuparnos menos

By | Adultos | No Comments

 

Las PREOCUPACIONES pueden definirse como cadenas de pensamientos continuos, aversivos e incontrolables, sobre un peligro futuro que se percibe como incontrolable (Rapee, 1995).

En ocasiones, las personas le damos vueltas a cosas que son poco probables y si ocurren son más manejables y menos dramáticas de lo que normalmente pensamos.

A algunas personas, lo que les sucede es que tienen preocupaciones de forma constante porque pasan de un tema de preocupación a otro. Siempre se están preocupando por algo.

A veces, son expertos en descubrir posibles problemas. Una frase que les iría muy bien sería: “¿Qué pasaría si…? “ (Borkvec, 1985)

Dan miles de vueltas y están todo el tiempo preocupándose por:

  • Las posibilidades negativas de cualquier situación
  • Los errores y equivocaciones potenciales y
  • Los fracasos y dificultades reales e imaginarios.

Llegando a no ser capaces:

  • Llegar a una solución
  • Tomar decisiones
  • Llevar a cabo una actuación decisiva y de vivir con relativa tranquilidad con las consecuencias que de ellas se deriven.

Podemos encontrar varias consecuencias negativas de estar preocupándonos continuamente, entre ellas, encontramos:

  • Mayor Ansiedad.
  • Problemas de concentración
  • Deterioro en la realización de tareas cognitivas complejas (como estudiar, realizar las tareas de clase, etc.)
  • Perturbación del sueño.
  • Aumento de la Tensión muscular.
  • Fatigabilidad.
  • Dilación de decisiones

Ser una persona que se preocupa es un estilo de vida, por tanto, podemos aprender a preocuparnos menos y adquirir un estilo de vida más saludable y relajado.

¿Cómo hacemos entonces para preocuparnos menos?

  1. En primer lugar valora si tu preocupación es real o no, por ejemplo si estás pensando que todo lo haces mal, no es una preocupación real ya que es estadísticamente imposible que todo, todo en esta vida lo hagas mal.
  2. En segundo lugar, si te has dado cuenta de que tu preocupación no es real, intenta entenderla, analízala, acepta tu malestar y déjala ir. No nos quedamos mucho tiempo en la preocupación.
  3. En caso de que la preocupación sea real: “Tengo que buscar otro trabajo ya que me han despedido”. Tengo que plantearme si mi preocupación es algo que yo puedo modificar. Si es algo modificable por mí establezco un plan de acción. En caso de que mi preocupación sea inmodificable, acepto lo que siento y lo dejo pasar ya que no está en mis manos la solución.

Es cierto, que en ocasiones puede ser difícil realizar este tipo de técnicas uno solo, y más cuando uno tiene muchas preocupaciones al mismo tiempo, por ello si notas que te preocupas demasiado, y que ya no sabes como controlarlo, Clínica Guillén: Psicología y Psiquiatría está a tu disposición.

Contacta con nosotros:

Clínica Guillén: Psicología y Psiquiatría

Psicología: 626117356      victoria@psicologia-psiquiatria.com

Psiquiatría: 675145329    mariano@psicologia-psiquiatria.com

Preocupaciones

 

Síguenos en

   

  Victoria Guillén Paredes en Doctoralia

Clínica Guillén - Psicología y Psiquiatría


Clínica Guillén:Psicología y Psiquiatría

visitar web