El sueño y sus trastornos

By 13 noviembre, 2015Niños

 

El concepto de sueño ha ido evolucionando con el tiempo, antiguamente se lo consideraba como un estado totalmente pasivo consecuencia de diversos procesos fisiológicos. Es en el periodo precientífico cuando comienzan a formularse hipótesis más elaboradas sobre el sueño, siendo Griesinger quien en el S. XIX plantea el sueño como un proceso activo.

El sueño nocturno está compuesto por la repetición continua de ciclos de sueño a lo largo de la noche. Cada ciclo tiene una duración de 90-110 minutos, y se compone a su vez, de una serie de fases que se suceden dentro de cada ciclo.

Podemos hablar de dos tipos de sueño:

  1. Sueño lento: Sin movimientos rápidos de los ojos, por lo que recibe el nombre de sueño no REM. Predomina durante la primera mitad de la noche, atenuándose en la segunda, y llegando a desaparecer.
  2. Sueño rápido: Con movimientos rápidos de los ojos, por lo que recibe el nombre de sueño REM.

Dentro del sueño lento NO REM, podemos distinguir distintas fases:

  1. Fase 1: De transición entre vigilia y sueño. No suele durar más de 7 minutos y representa un 2-5% del tiempo total de sueño.
  2. Fase 2: Representa la mitad del tiempo total de sueño del adulto normal.
  3. Fase 3 y 4: Representa un 15-25% del tiempo total de sueño.

El sueño REM representa en el adulto un 20%, siendo los primeros episodios de corta duración, alargándose a medida que avanza la noche, de forma que el último episodio puede durar hasta 30 minutos.

Es en esta Fase REM, donde se produce la actividad onírica fundamental. Habiéndose hipotetizado que el sueño REM contribuye al desarrollo cerebral y al aprendizaje dada a la elevada proporción de sueño REM respecto al No REM en el sueño de los niños como podemos visualizar en la gráfica de la infografía. Donde la proporción de sueño REM va disminuyendo conforme vamos creciendo.

Es interesante además, conocer cómo va variando la cantidad de horas de sueño desde que nacemos hasta que nos hacemos adultos, por tanto, un recién nacido necesita dormir entre 16-20 horas, repartidas en 5-6 veces al día. A los 3 meses duermen unas 15 horas, repartidas entre 4-5 veces, a los 6 meses 14 horas repartidas en 2-3 veces, al año necesitan unas 13 horas repartidas en 1-2 veces, a los 3 años aproximadamente 12 horas repartidas también entre 1-2 veces, y a los 5 años unas 11 horas empezando ya en ocasiones a simplemente necesitar una pequeña siesta por la tarde. A partir de los 12-15 años el patrón de sueño ya se parece más al de un adulto que necesita entre 7-9 sin necesidad de hacerlo en más de 1 vez.

Además, como podemos observar en la infografía, existen determinados trastornos relacionados con el hecho de dormir más de lo que es considerado normal para nuestra edad o raza, o dormir menos, así como otro tipo de problemas que iremos explicando poco a poco en nuestro blog.

En Clínica Guillén: Psicología y Psiquiatría tratamos trastornos y problemas relacionados con el dormir, ayudando a las personas a recobrar su ritmo natural y poder llevar una vida satisfactoria.

Contacta con nosotros:

Clínica Guillén: Psicología y Psiquiatría

Psicología: 626117356      victoria@psicologia-psiquiatria.com

Psiquiatría: 675145329    mariano@psicologia-psiquiatria.com

sueño

 

 

Leave a Reply

 

Síguenos en

   

  Victoria Guillén Paredes en Doctoralia

Clínica Guillén - Psicología y Psiquiatría


Clínica Guillén:Psicología y Psiquiatría

visitar web