Miedos infantiles

By 3 Noviembre, 2015Niños

El miedo se considera una reacción normal, básica y constante en el desarrollo humano, teniendo un importante valor funcional y adaptativo. Si nos centramos en los niños esto es incluso más cierto, ya que el miedo en los niños forma parte del desarrollo normal, siendo los miedos infantiles pasajeros y temporales. Estos miedos suelen estar relacionados con etapas evolutivas, por lo que es normal encontrar ciertos miedos en ciertas edades, además es importante destacar que estos miedos no causan interferencia en el funcionamiento normal del niño, y que además juegan un importante papel ya que dotan al niño de habilidades para hacer frente a situaciones vitales estresantes, produciendo el desarrollo de habilidades de afrontamiento, útiles para salir airoso de diferentes situaciones de la vida.

Por tanto, es importante diferenciar estos miedos normales y evolutivos de los miedos patológicos o fobias, pudiendo estas últimas persistir durante años, incluso en la edad adulta.

A lo largo de la evolución, no sólo cambia el estímulo que provoca la reacción de temor sino también las manifestaciones de tal emoción, es decir cómo expresamos ese miedo.

Sabemos que en los primeros meses, el niño responde con malestar, gritos, llantos. Entre los 8 y los 12 meses ya es capaz de discriminar entre aquellos estímulos familiares de los extraños y aparece por tanto, el miedo a los extraños, como por esta época ya pueden caminar las respuestas de miedo se manifiestan por conductas de evitación de los estímulos y aproximación a la madre.

A partir de los 2 años suele aparecer el miedo a los animales, a la oscuridad y a los cambios en el entorno personal, estos miedos suelen tener una importante repercusión durante los años preescolares.

A los 6 años, conforme el niño va dominando el lenguaje y las operaciones simbólicas va apareciendo el miedo a seres imaginarios y a quedarse solo.

Entre los 7-9 años el niño es capaz de recordar experiencias vividas y anticipar posibles peligros, y los miedos que aparecen suelen centrarse en el daño físico, el fracaso, y el ridículo.

A partir de los 10-12 años los miedos se van a centrar en el juicio de los demás, daño físico y problemas familiares.

En la adolescencia, los miedos predominantes son de tipo social, en torno a las relaciones interpersonales y acerca de la propia estima e imagen.

Todos estos, por tanto son miedos naturales y evolutivos en todos los seres humanos, por otro lado, las fobias consisten en una forma especial de miedo caracterizado por ser desproporcionado respecto a la situación, irracional, es decir, no se puede explicar, queda fuera del control voluntario de la persona, y lleva a emitir respuestas de evitación, persistiendo la reacción de temor durante largos periodos de tiempo, al menos 6 meses. Las fobias por tanto, son reacciones desadaptativas y no corresponden a la edad evolutiva de la persona interfiriendo además negativamente en la vida de la persona.

La psicología infantil es muy importante para un adecuado desarrollo posterior de las personas, y para prevenir posibles problemas futuros antes de que ocurran, dotando a las personas de habilidades para superar cualquier obstáculo que la vida les vaya poniendo.

Contacta con nosotros:

Clínica Guillén: Psicología y Psiquiatría

Psicología: 626117356      victoria@psicologia-psiquiatria.com

Psiquiatría: 675145329    mariano@psicologia-psiquiatria.com

 MiedosInfantiles

 

 

Leave a Reply

 

Síguenos en

   

  Victoria Guillén Paredes en Doctoralia

Clínica Guillén - Psicología y Psiquiatría


Clínica Guillén:Psicología y Psiquiatría

visitar web