Problemas escolares:

Un niño puede tener problemas escolares por múltiples razones. Cuando observamos que nuestro hijo empieza a ir mal en el colegio puede ser un buen momento para intentar resolver el problema lo antes posible.

Quizá es un problema de planificación, de motivación, o quizá tiene que ver con el estrés autoimpuesto, o problemas con otros compañeros de clase.

En cualquier caso, ponerse en manos de un profesional en estos momentos siempre es una buena solución.