Trastornos sexuales:

Es importante diferenciar dos tipos de trastornos sexuales, por un lado, tendríamos las disfunciones sexuales y por otro, las parafilias.

Las disfunciones sexuales se caracterizan por inhibiciones del deseo sexual o cambios  psicofisiológicos que caracterizan al ciclo completo de respuesta sexual. Por lo tanto, podemos hablar de trastornos del deseo sexual, de la excitación sexual, del orgasmo, y por dolor.

Las parafilias se caracterizan por una activación sexual ante objetos o situaciones que no forman parte de las pautas habituales de la cultura y que suele interferir en la capacidad para una actividad sexual recíproca y afectiva. Dentro de ellas encontraríamos el fetichismo, exhibicionismo, sadismo y masoquismo sexual, etc.